Una de las quejas más comunes en los jabones artesanales es que no tienen mucha dureza y buscamos constantemente soluciones a esto para que nos duren más en la ducha.

El ácido esteárico puede ayudar a dar dureza de nuestro jabón además de aportar cierta cremosidad, longevidad y estabilidad en la espuma.

Veamos entonces qué es el ácido esteárico, cómo y cuánto podemos usar en nuestros jabones artesanales o caseros.

¿PREFIERES VERLO?

Qué es el ácido esteárico

El ácido esteárico es un ácido graso que ya encontramos de forma natural en muchas de las mantecas que usamos en jabonería. Por ejemplo, lo encontramos en la manteca de kokum, la manteca de mango, manteca de karité, cupuacu, cacao, entre otras.

La manteca de karité contiene ácido esteárico

Encontramos ácido esteárico de forma natural en la manteca de karité.

La textura del ácido esteárico es como vemos en la siguiente imagen. Son como pequeñas bolitas o pelotitas, que hasta rebotan.

ácido esteárico

Su textura es como pequeñas bolitas de color blanco.

Como son tan chiquitas debemos tener cuidado que no se nos desparrame en toda la mesa, porque (créanme) es un caos cuando eso ocurre.

Beneficios del ácido esteárico en jabones artesanales

El ácido esteárico aporta dureza, longevidad y una espuma más estable en nuestros jabones.

Pero tengamos en cuenta que no aporta nada cuando hablamos ya de limpieza o burbujas.
Así que si quieren tener más burbujas lo mejor sería utilizar un poquito de ácido láurico (este lo vamos a encontrar en el aceite de coco, babasu, etc.).

Otra de las ventajas de usar este insumo es que es económico y es fácil de conseguir, por lo que muchos jaboneros usan un poco de ácido esteárico para bajar sus costos.

guia gratuita cómo hacer jabon artesanal

Problemas al trabajar con ácido esteárico

Lo malo de utilizar ácido esteárico en nuestros jabones es que acelera la traza así que usemos este insumo con moderación y tratemos de trabajar rápido nuestro jabón.

El ácido esteárico también tiene un punto de fusión más alto entonces necesitamos trabajar nuestro jabón a una temperatura más alta (40°, 45° o un poco más) para que siga estando líquida dentro de la preparación, y no obtengamos puntitos al final en nuestro jabón.

Cuánto ácido esteárico usar en nuestro jabón

Lo recomendable es entre 0.5% a 3% de las grasas pero podemos ir jugando un poquito con esos porcentajes para ver con cuál opción nos sentimos más cómodos de trabajar (sin tener que correr).

Yo suelo utilizar 2% en mis jabones pero mejor hagamos un ejemplo para entenderlo bien.

Imaginemos que vamos a hacer un jabón con un total de 1000 gramos de grasas:

Aceite de oliva 800 gr. (80%)

Aceite de coco 200 gr. (20%)

Y decidimos usar un 2% de ácido esteárico en nuestra fórmula. Entonces en lugar de usar 80% de oliva usaremos 78% y ese 2% restante será para el ácido esteárico.

Nuestra fórmula quedaría así:

Aceite de oliva 780 gr. (78%)

Aceite de coco 200 gr. (20%)

Ácido esteárico 20 gr. (2%)

Una vez que ya sabemos cuánto ácido esteárico usar nos iremos a la calculadora de saponificación para que esta nos diga cuánta agua y sosa usar.

Para ello, vamos a seleccionar “ácido esteárico” del listado de grasas. Ojo con esto, no lo agregamos como un aditivo sino que es “parte” de las grasas.

Yo utilizo soapcalc.net y soapmakingfriend.com pero ustedes pueden usar la calculadora que deseen.

(Si quieren aprender a usar las dos calculadoras que yo utilizo dale una chequeada a este video)

Entonces, seleccionamos «ácido esteárico» del listado de grasas, agregamos la cantidad que deseamos usar en nuestro jabón (que en nuestro ejemplo eran 20 gramos) y la calculadora nos dice el total de agua y sosa a usar… y ahora sí estamos listos para hacer nuestro jabón.

Cómo usar ácido esteárico en nuestro jabón

Vamos a usar la fórmula que vimos más arriba así que lo que haremos será pesar el ácido esteárico y aceite de coco y lo llevaremos a derretir a baño maría.

Luego de que se haya derretido por completo (verifiquen que realmente se haya derretido bien porque de lo contrario tendremos puntos de esteárico en el jabón) apagamos el fuego y le vamos a agregar el aceite de oliva.

En paralelo ya debimos haber hecho la lejía (sosa en agua y mover muy bien hasta que quede todo disuelto | NO OLVIDEN TODAS LAS MEDIDAS DE SEGURIDAD).

Cuando ambos envases estén a 40-45°C aprox. agrego la lejía a las grasas, bato, llego a la traza y enmoldo.

Tengan en cuenta que mientras batimos, la mezcla se va a acelerar más o menos dependiendo de la cantidad de ácido esteárico que hayamos utilizado.

En este jabón que tiene tanto contenido de oliva siempre uso una reducción grande de agua y suelo usarlo con 35%~40% de concentración. Pero a pesar de eso, con otros jabones con los que uso menos reducción de agua, si utilizo esteárico tengo que trabajar más rápido.

Al día siguiente (o más tiempo si no usamos reducción de agua) lo cortamos y esperamos el tiempo de curación.

Si viven en zonas donde tienen agua dura sería mejor usar un poco de ácido cítrico también para mejorar la espuma, que no quede sarro en el lavabo y también eliminar esa sensación gomosa que a veces aparece en los jabones.

RECURSOS Y HERRAMIENTAS QUE UTILIZO O RECOMIENDO*:

Si eres jabonera y deseas comprar algunas de las herramientas que uso o recomiendo para hacer mis jabones, puedes seguir cualquiera de estos enlaces afiliados. Esto significa que, si compras a través de mis enlaces, obtengo un pequeño ingreso, lo que me ayuda a mantener el contenido que creo, sin costo adicional para ti (no te cobrarán nada adicional).

Sanae es participante del Programa de Asociados de Amazon.com, Inc., un programa de publicidad de afiliados diseñado para ayudar a los sitios web a ganar una tarifa de publicidad, mediante publicidad y enlaces a productos de Amazon.com, sin costo adicional para los compradores.

⚠ NOTA ⚠

En este blog comparto cómo elaboro mis jabones artesanales con el proceso de saponificación en frío y brindo consejos y tips. Estos contenidos están destinados a personas que tienen conocimiento del proceso de saponificación en frío. Todos los contenidos y consejos que doy en ellos se basan en lo que me funciona a mí, sin embargo, hay muchas variables asociadas con la fabricación de un jabón y, por lo tanto, el resultado final de tu jabón puede ser distinto a los míos. Antes de hacer un jabón asegúrate de tomar todas las medidas de precaución y conocer y entender los procedimientos de seguridad y usar siempre el equipo de protección necesario.