problema en jabones artesanales

No hay nada más frustrante que hacer un jabón, invertir en insumos (que además suelen ser caros) y que al final el jabón no sale como quieres. Les sucede a novatos, pero también le sucede a jaboneros experimentados.

Veamos entonces algunos de los problemas más comunes en jabonería y sus posibles soluciones. Y al final de este artículo también les dejaré mis mejores tips, esos que me han ayudado durante estos años a mejorar mi proceso y no cometer errores.

¿PREFIERES VERLO?

Muchas veces empezamos a hacer nuestro jabón con un diseño en mente, lo podemos haber incluso diseñado o dibujado pero a la hora de hacer el jabón esta mezcla (de jabón) empieza a ponerse denso muy rápidamente y es muy difícil seguir trabajando con ella.

Esto se conoce en jabonería como aceleración de la traza y puede deberse a varios factores que veremos a continuación.

  • Puede ser que hayamos batido demasiado tiempo sin darnos cuenta.

Especialmente si vamos a trabajar un jabón con un diseño especial, con algo más complicado de hacer mi recomendación es que simplemente usemos la batidora hasta llegar a la emulsificación (cuando las grasas y lejía ya no se separan) o en todo caso hasta la primera traza que es la traza más ligera o la más líquida.

Cuando llegamos a la traza ligera o a la emulsificación y allí empezamos a agregar nuestros aditivos es mucho más fácil trabajar el diseño que teníamos en mente.

Si batimos por ejemplo hasta la traza media (traza un poco más densa) y agregamos los aditivos, no nos va a dar el tiempo suficiente para hacer el diseño pensado porque se va a empezar a poner mucho más denso. Entonces la solución es batir solo hasta la traza más ligera.

Además la batidora de inmersión, según la potencia que tenga tu batidora, puede hacer que lleve a la mezcla a una traza densa muy rápido justamente por la potencia que tiene la batidora, así que una recomendación es alternarlo con la batidora de globo (estas que usamos en repostería)  para que no lleguemos tan rápido a la traza densa.

  • Usamos ingredientes que hacen que acelere la traza.

    Algunos insumos que usamos para hacer nuestros jabones pueden reaccionar en la mezcla haciendo que se ponga denso más rápido.Un ejemplo claro es la sal. Al agregar mucha sal en nuestro jabón nos daremos cuenta que la mezcla se pone como un pudín (más rápido de lo normal) y tenemos que trabajar y enmoldar a la brevedad.

    Algunos ingredientes en polvo, según la cantidad que usemos, también pueden provocar que se nos acelere la traza. También algunos aceites como el de ricino si lo usamos en gran cantidad.

    O el uso de muchas grasas duras. Las grasas duras son aquellas que están sólidas a temperatura ambiente (manteca de cacao, karité, aceite de coco, etc.).

    Cuando usamos muchos pigmentos en polvo también se nos puede poner más denso, pero no tanto por el pigmento sino por el tiempo que nos toma mover cada pigmento.
    Como hay que mezclar muy bien cada uno, esto nos toma más tiempo que si solo usáramos un color y como ya sabemos, al pasar el tiempo la mezcla se empezará a poner densa de forma natural.

    La solución en este caso es revisar tus ingredientes, tu fórmula y en todo caso, hacerle variaciones a la fórmula.

  • Uno de los ingredientes de la fragancia o el aceite esencial está reaccionando con el resto de ingredientes de nuestro jabón

    Tanto las fragancias como los aceites esenciales tienen químicos. En el caso de los aceites esenciales, estos están presentes en las plantas de forma natural, y son muy potentes y concentrados.

    Estos reaccionan con nuestra mezcla de jabón generando una aceleración de la traza  (o aceleración simplemente).

    Y en algunos casos esta aceleración es tan rápida que  obtenemos lo que en jabonería se conoce como “Soap on a Stick”. Este término en inglés se refiere a que el jabón se queda en la espátula de lo rápido que se aceleró. Uno trata de batir, pero ya no se puede porque todo se queda pegado.

    Así que antes de comprar una fragancia o aceite esencial siempre verifiquen si es que hay opiniones por parte de otros usuarios. Hoy en día si nosotros compramos nuestras fragancias o aeites esenciales en sitios web reconocidos vamos a encontrar esta información: si es que acelera la traza, si hay algún problema e incluso tenemos la opinión de los usuarios.

    Si ya estás haciendo tu jabón y ves que se pone denso, lo que tienes que hacer es mover con tu batidora de globo o espátula lo más rápido posible para que la fragancia se incorpore por completo en el jabón y enmoldar de inmediato.

    No te va a dar el tiempo de hacer el diseño que habías planificado porque se va a empezar a poner muy denso, pero al menos salvamos el jabón de esa forma.

2. Creemos que NO llegamos a la traza

Si estamos haciendo nuestro jabón y notamos que no llegamos a la traza esto puede deberse a dos razones principalmente:

  • Hemos usado la cantidad incorrecta de ingredientes

    Quizás nuestra balanza está descalibrada. Esto pasa muy a menudo, más de lo que uno cree. Y debemos verificar que efectivamente nuestra balanza esté pesando lo que debería pesar
    Entonces, si nuestra balanza está descalibrada, quizá hemos agregado mucha más agua, quizá hemos agregado la cantidad incorrecta de hidróxido de sodio, etc.

    Un error común es que a veces encontramos una fórmula de (una receta de) internet y no la pasamos por la calculadora de saponificación. Es bien importante que siempre pasemos una fórmula, cualquiera que tengamos, por la calculadora de saponificación para corroborar y confirmar cuál es la cantidad exacta de hidróxido de sodio que necesitamos usar

    Tanto la balanza como la formulación deben estar correctas.

  • Muchas grasas líquidas

    Cuando hablamos de grasas líquidas nos referimos a aquellos aceites que están líquidos a temperatura ambiente. Por ejemplo, el aceite de oliva, el aceite de almendras, de girasol, etc.

    Si tenemos mucha cantidad de esos ingredientes nos vamos a demorar más en llegar a la traza. Especialmente si trabajamos con un molde grande

    La solución en este caso es seguir batiendo. Nos demoraremos mucho más pero llegaremos a la traza.

    Tanto la balanza como la formulación deben estar correctas.

3. Ricing

¿Esto significa que una vez que agregamos una fragancia a nuestra preparación de jabón vamos a empezar a ver como pequeñas bolitas o «pedacitos de arroz» en nuestra preparación. Parecen pequeñas bolitas o pedacitos de arroz en nuestra mezcla de jabón, por eso se le llama ricing (rice =arroz en inglés).

Esto sucede cuando un ingrediente de la fragancia se une a los componentes de las grasas duras (manteca de karité, manteca de cacao, aceite de coco, manteca de mango, etc.) y esto genera una reacción química que forma grumos o pequeñas bolitas  dentro del jabón.

Pelotas de

Pelotas de «arroz»- Foto: Brambleberry.com

En estos casos, más vale prevenir antes que lamentar, así que antes de comprar verifiquemos que no tenga ningún problema. Que los usuarios ya hayan dado su opinión sobre esa fragancia para que nosotros no pasemos por eso.

Y si ya compraste una fragancia pero nunca la has usado mi recomendación es que  hagas pruebas en pequeños lotes, muy chicos, para probar cómo reacciona la fragancia con tu fórmula (receta de jabón)

Si no llegaste a hacer las pruebas y ya estás haciendo tu jabón y ves como pequeñas bolitas,  trata de batir con la batidora de inmersión triturando estas bolitas.

El problema que se va a generar en este último caso es que al batir vas a poner la mezcla muy densa así que si tenías un diseño un poco más elaborado no lo vas a poder hacer.

guia gratuita cómo hacer jabon artesanal

4. La solución de NaOH empieza a oler muy mal o cambia de color

Para hacer un jabón artesanal necesitamos hidróxido de sodio mezclado con agua pero este líquido (agua) también lo podemos reemplazar por otros líquidos, por ejemplo, la leche de cabra, o también podemos trabajar con infusiones de plantas.

Sin embargo, tanto la leche como las infusiones pueden generarnos problemas.

Cuando mezclamos el hidróxido de sodio con la leche, esta combinación va a hacer que se emitan vapores por un lado pero también puede emitir un olor desagradable o un poco fuerte.

No se preocupen por el olor porque esto es solo momentáneo. No es que el jabón vaya a quedar con ese aroma.

Ese mal olor se debe a la reacción química entre el hidróxido de sodio y las grasas presentes naturalmente en la leche.

Solo sigan haciendo su jabón como normalmente lo hacen porque el aroma se irá.

(Les dejo aquí un video de mi jabón de choco avena que también tiene leche de coco para que vean el proceso).

Y por otro lado si estamos trabajando con una infusión de alguna planta, especialmente si la planta  nos da un color fuerte, como la flor de jamaica por ejemplo, al agregar el hidróxido de sodio el color va a cambiar de forma inmediata.

Esto también es una reacción química entre el NaOH y los químicos naturalmente presentes en las flores o las plantas.

No se preocupen que esto es momentáneo. El jabón final no va a quedar con ese color, así que sigan haciendo su jabón como normalmente lo hacen.

5. Mi jabón tiene una capa blanca en la parte superior y se ve mal

Este es un problema común en jabonería y le pasa tanto a jaboneros principiantes como a jaboneros experimentados. A esto se le conoce en inglés como SODA ASH.

Y se debe a que el NaOH reacciona con el dióxido de carbono del aire.

Esto es solo un problema estético y no va a afectar la calidad del jabón.

Capa blanca de ceniza. Foto: soapauthority.com

Capa blanca de ceniza. Foto: soapauthority.com

La solución, hay varias y una de ellas y la más importante quizás es trata de insular por completo el jabón (el molde de jabón), tratando de esta forma de que no ingrese nada de aire.

Con esto también vamos a ayudar a que el jabón pase por la fase gel y esto nos va a ayudar a que no se presente esa capa blanca

Otra opción, que es un tip que muchos jaboneros usan, es que luego de elaborar su jabón pero antes de tapar el jabón se rocíe un poquito de alcohol isopropílico encima del jabón y luego lo tapan bien y dejan que descanse hasta el día siguiente para cortarlo.

A algunos les funciona, a algunos no. Es cosa de que vayan probando para ver si les funciona a ustedes.

Si luego de cortar nuestro jabón nos damos cuenta que ya tiene soda ash lo que podemos hacer es con un poquito de alcohol isopropílico  pasarle con una brochita por encima a todas las zonas con soda ash y dejar que seque al aire.

Otra opción es coger una plancha a vapor para poder pasarle ese vapor , por encima de esa capa blanca. Esto va a hacer que adquiera cierto brillo el jabón, que se vea mucho más vistoso y que elimine la capa blanca.

6. El jabón no dura en la ducha

Esta es una queja muy común cuando hablamos de jabones artesanales pero esto puede deberse a una mala formulación.

Lo recomendable es que siempre que formulemos un jabón revisemos los porcentajes de ácidos grasos usados y que hagamos un balance teniendo en cuenta esto. 

Por cierto, en mi curso online te enseño cómo fórmular correctamente teniendo en cuenta los ácidos grasos. Dale una mirada aquí.

Si no quieres modificar tu fórmula porque así como está te gusta, y simplemente lo que quieres es darle mayor dureza lo que puedes hacer es usar sal o lactato de sodio.

Yo uso aprox. 8gr de sal  por cada 1000gr de grasas en mi formulación.

Sin embargo, recuerden que por regla general mientras más sal haya en el jabón, menos espuma habrá. La sal mata la espuma pero da jabones más cremosos (que a mí me encantan).

Mis mejores tips para tus jabones artesanales

Finalmente les dejo mis 5 tips personales y que me han ayudado muchísimo en la elaboración de mis jabones.

  1. Ponle un poco de arcilla blanca a tu fragancia:
    Mézclalo por completo, mézclalo muy bien. Y esto nos va a ayudar a que el aroma dure mucho más tiempo en el jabón. Yo uso 5gr. de arcilla por cada 45-50gr de fragancia.
    Algunos jaboneros dicen que les funciona, otros no tanto. Pero a mí me ha servido y lo mejor sería que pruebes con un pequeño lote de jabón para que veas si con tu fórmula notas algún cambio si se usa arcilla o o no.
  2. Registra todo lo que pase en tu proceso de elaboración del jabón:
    De esta forma sabemos exactamente qué contiene nuestro jabón, qué errores cometimos, qué cosas podemos cambiar una próxima vez, etc. Aquí te dejo un video explicando todo mi proceso de trabajo que de seguro te servirá.
  3. Lava todo después:
    Lavar es la parte que menos me gusta en todo el proceso de elaboración de jabones. Así que lo que yo hago es, luego de hacer mi jabón, dejo todos mis utensilios y herramientas de trabajo en mi lavandería. Lo dejo allí un par de días y al tercer día regreso y todo lo que quedó en los bowls, en los envases, en las herramientas, cucharas, etcétera… ¡Se ha convertido en jabón! Y así es mucho más fácil lavarlo.
    Sin embargo, igual hay que usar lavavajillas para poder quitarle toda la grasa que haya podido quedar en los envases.
  4. trabaja siempre en porcentajes:
    Por allí hay algunas formulaciones o recetas en internet que te lo ponen los ingredientes en gramos pero mi recomendación es que siempre traten de trabajar en porcentajes porque así es mucho más fácil de recordar y sobre todo de reescalar la receta. Cuando aprendemos formulación nos enseñan a trabajar en porcentajes porque es la forma idónea de crear nuestras fórmulas.
    El porcentaje de las grasas es lo que sumaremos hasta que nos de 100%. Aquí pueden ver un video explicativo por si quieren aprender a trabajar en porcentajes.
  5. Conoce la densidad de tus aceites para que puedas calcular correctamente los costos de estos aceites.
    Tengo una amiga que también es jabonera y cuando ella elaboraba sus jabones sacaba sus costos de esta forma:

    Un litro de aceite de oliva tiene un precio de, por ejemplo, S/ 20 (yo me encuentro en Perú así que voy a utilizar nuevos soles, pero pueden cambiarlo a pesos, dólares, etc).
    Entonces cada gramo nos estaría saliendo en S/ 0.02 (20 soles / 1000 gramos)
    Pero esto está mal porque en un litro de aceite no hay 1000 gramos de aceite.

    Les enseño cómo calcularlo correctamente, y cómo este mal cálculo afecta nuestros costos finales.

    Hay que tener en cuenta que los aceites tienen densidades distintas así que cada aceite tendrá un peso distinto por cada litro (masa/volumen), obviamente solo si hablamos de aceites líquidos.

    Un litro de aceite, por ejemplo, de oliva equivale a 0.916 kg o 916 gramos por litro.

    Esto es porque la densidad del aceite de oliva es de 0.916 kg/lt. Entonces si un litro de aceite de oliva en este ejemplo es igual a 0.916 kg y yo compro una galonera de 3.8 litros, significa que en esos 3.8 litros de aceite hay en realidad 3.4 kilos de aceite (0.916 x 3.8). Si lo paso a gramos (simplemente lo multiplico x 1000) me sale que tenemos en 3.8 litros de aceite 3480 gramos de aceite.

    Ahora imaginemos que la galonera nos salió a S/ 57, entonces el costo de cada gramo es de S/ 0.0164 (3480/57) y para nuestra receta necesitamos por ejemplo 800 gramos. Entonces el costo del aceite de oliva en nuestra receta sería de S/ 13.10 (800 gramos por S/ 0.0164).

    En la forma incorrecta lo que nos decían era que 3.8 Litros es igual a 3.8 kilos o 3800 gramos. Siguiendo esa lógica, multiplicamos 800 (los gramos que necesitamos de aceite de oliva en la receta) x S/ 0.0150 (el cálculo incorrecto por gramo: 57/3800) = S/ S/ 12

    Entonces nuestros costos estarían mal hechos porque no nos sale S/ 12 sino S/ 13.10.

    Y esto no es solo con el aceite de oliva, es con todos los aceites. Y tendríamos que hacer el mismo ejercicio con todos los aceites y finalmente sumarlos todos.

Bueno, hasta aquí llegamos el día de hoy. Espero que realmente les haya sido útil toda esta información. Nos vemos en el próximo artículo 🙂

RECURSOS Y HERRAMIENTAS QUE UTILIZO O RECOMIENDO*:

Si eres jabonera y deseas comprar algunas de las herramientas que uso o recomiendo para hacer mis jabones, puedes seguir cualquiera de estos enlaces afiliados. Esto significa que, si compras a través de mis enlaces, obtengo un pequeño ingreso, lo que me ayuda a mantener el contenido que creo, sin costo adicional para ti (no te cobrarán nada adicional).

Sanae es participante del Programa de Asociados de Amazon.com, Inc., un programa de publicidad de afiliados diseñado para ayudar a los sitios web a ganar una tarifa de publicidad, mediante publicidad y enlaces a productos de Amazon.com, sin costo adicional para los compradores.

⚠ NOTA ⚠

En este blog comparto cómo elaboro mis jabones artesanales con el proceso de saponificación en frío y brindo consejos y tips. Estos contenidos están destinados a personas que tienen conocimiento del proceso de saponificación en frío. Todos los contenidos y consejos que doy en ellos se basan en lo que me funciona a mí, sin embargo, hay muchas variables asociadas con la fabricación de un jabón y, por lo tanto, el resultado final de tu jabón puede ser distinto a los míos. Antes de hacer un jabón asegúrate de tomar todas las medidas de precaución y conocer y entender los procedimientos de seguridad y usar siempre el equipo de protección necesario.